Sponsor me! en español significa ¡¡Patrocíname!! es lo que los patinadores hoy en día tienen en mente,  ¿A quién no le gustaría vivir del skateboarding?,  aunque todo ello requiera adquirir  responsabilidades con la marca no todos están dispuestos a cumplir con ciertos estatutos.

La vida loca del Sponsor me! no habla de cómo hacerte de un patrocinador, cómo lograr que una marca nacional te tome en cuenta. Este artículo habla de aquellos patinadores que se sumergen a la alocada y perturbadora vida de conseguir un patrocinio aunque no se identifique con la marca.

Existen dos rangos principales de la vida alocada del sponsor me!

Patinadores de 14 a 19 años: Se piensa que son los futuros skaters que podrían representar a México, algunos son amigos de amigos que ya están apoyados por una marca o son amigos de los dueños de una marca, en su desesperación solo desean tener un patrocinador para estar a la altura de sus amigos, no importa que sea, si de ropa, de tornillos, de lija, el chiste es tener un hashtag y sentir que representan una marca que quizás no compaginan con ella, pero que poco a poco podrían identificarse o de lo contrario retirarse.  Depende mucho de la marca que también vaya guiando y cumpla con lo prometido del patrocinio para que este patinador no conozca lo alocado que es vivir de marca en marca.

Patinadores de 20 a 30 años:  Lo malo de crecer (y suena a cliché) es que con  los años te vas haciendo de nuevas responsabilidades personales, como el dejar la casa de tus padres, el trabajar, el terminar la carrera y así sucesivamente. ¿Pero qué pasa cuando no quieres dejar el skateboarding y deseas conseguir un apoyo para financiarte tu andar en la patineta? Aquí este tipo de patinadores ya incluyen un kit de social media, un libro verbal de la iniciativa de apoyar la marca y el empuje que él le daría con su aportación «Soy muy bueno en lo que hago,  te puedo dar seguidores y generar un life style de tu marca. «

Como marca, seguro puede prenderte la idea que tu patinador tenga la iniciativa de incorporarse en otras áreas y puede ser un soporte para generar contenido en tus redes sociales. pero… ¿Qué crees que pase después? No por mucho tiempo estará con ese apoyo, porque el agradecimiento es fingido, es decir,  en cuanto vean una oferta más posicionada, más a su gusto o que sus amigos ya no están en esa marca, se van a ir, porque ellos lo que buscan es su bien  y como «NO ENCAJAN» con la marca tampoco se sienten responsables, simplemente se van y siguen vendiendo un paquete de posibilidades con maravillosas ideas.

Cabe destacar que la idea que las marcas mexicanas patrocine a un patinador sea para su desarrollo en el skateboarding, ocupe sus productos, haga comerciales, esté presente en las redes sociales, viaje  y gane un lugar en el podium, sin mencionar el trabajo de una video parte.

Hoy en día las marcas nacionales deben de fijarse a quién le dan patrocinio, a quién le abren la puerta de su casa, de su negocio y de su marca. Cada marca es diferente y sabe cuál será su interés en particular sobre patrocinar a patinadores.  porque si bien es cierto algunas marcas han abusado del patinador en otras  ocasiones el patinador abusa de la marca.

No se trata de vivir en una vida loca de patrocinios y no se trata de vivir alocadamente así, se trata de tener empatía y respeto por  la marca que te está apoyando en el momento, de utilizar sus productos y si requieren venderlos por lo menos utilizar algo de lo les dan, sino de que forma sabrá las marcas que sus productos son buenos si sus patinadores no lo usan.

Muchos mexicanos y de otros países que viven en Estados Unidos, Barcelona, Brasil, etc, trabajan para seguir manteniendo su carrera en el skateboarding, con una paga decente en un horario a veces matado, a veces flexible van consiguiendo apoyos pero sin olvidar que el apoyo principal es el de uno mismo.

Para patinadores de 14 a 19 años están a tiempo de tener una mejor educación sobre el compromiso de tener  un patrocinio.

Los de 20 a 30 años ya deberían de saber lo que cuesta pagar la renta de un cuarto, pagar sus comidas, sus viajes para valorar lo que las marcas hacen por ellos, porque solo se crea una mala cultura de vividores y malas marcas en lugar de ser lo contrario.

Aquí nadie te dice que tienes que hacer como patinador o como marca, solo es lo que se vive en las calles y en la cultura del skateboarding mexicano, porque debemos de ir cambiando uno a uno para fomentar el trabajo y recordar que EL APOYO PRINCIPAL ES EL DE UNO MISMO.

¡Trabajale machin! y no lucres con el trabajo y compromiso de los demás.

por: ADM